La Peña Bolística La Venta los Probes

La Peña Bolística La Venta los Probes da vida a esta Bolera situada en el Valle de Ardisana. Con su labor, mantienen vivo el espíritu bolistico que en Asturias tiene tanta fuerza desde hace siglos. ¿Sabías que la primera noticia sobre bolos en Asturias se remonta a la época de los Reyes Católicos? Hablamos del año 1495, cuando Alonso de Quintanilla, Contador Mayor de sus majestades reales presenta una querella contra Nuño Bernaldo de Quirós por estropearle el escudo de armas mientras jugaba una partida de bolos en pleno parque San Francisco de Oviedo. Esta querella, custodiada en el archivo de Simancas, dejó constancia, como primera referencia, de la afición a los bolos en Asturias, una de las más antiguas en España.

 

RAMÓN MELIJOSA CUEVAS – BOLERA

EL COMERCIO 15 enero 2012

El juego de los bolos es más antiguo de lo que cualquiera pueda imaginar. Hay referencias al mismo en el Egipto de los faraones, la Grecia clásica y la América precolombina. En villa de  Llanes se jugó al birle desde tiempo inmemorial y aunque hoy no quedan boleras en uso, salvo la del cercano pueblo de La Portilla, la villa llegó a contar con un elevado número de ellas repartidas por distintas plazas y barrios.

En el paseo de San Pedro, al lado de la capilla que entonces allí existía y que daba culto a San Pedro del Mar, había una bolera que tal vez desapareció cuando se construyó el paseo, en 1847, siendo alcalde Francisco de Posada y Porrero. En la señorial posesión del Cercáu había otra bolera en la corralada y eran los marineros de Cimadevilla, Santa Ana y La Moría quienes principalmente jugaban en ella.

Otra bolera estaba situada en la plazuela de arriba de la Magdalena. Los domingos se organizaban partidas entre las mujeres del barrio y se jugaban una azumbre de sidra (medida castellana equivalente, más o menos, a dos litros) que se repartían entre jugadoras y mironas. Solían jugar Ramona, la Miñola; la Fúfula; Polonia; Nazaria; la tía Lupe; la tía Lucía; Anita, la jorobada; la Xabona y la Patona. Se tiraba desde la calle Mayor en dirección a la capilla y la sidra, que solía ser dulce, se adquiría en la taberna del Marqués, regentada por la Chuma.

En el Cueto Alto existía una bolera que desapareció al edificarse el lugar que ocupaba, pero hoy da nombre a un barrio que aparece en el callejero local. Muy popular era la bolera de La Bombilla, situada en el recinto del palacio Duque de Estrada, donde había un lagar de sidra regentado por el matrimonio formado por Indalecio Ferreiro y Fidela Faces. Hasta su desaparición fue escenario de importantes acontecimientos bolísticos organizados por Indalecio Ferriro Faces ‘Popo’. Y en la calle San Agustín se ubicaba una magnífica bolera cubierta, dentro del bar La Bolera, en la que se podía jugar durante todo el año.

 

La Peña Bolística La Venta los Probes

Cine de Próximidad: Celia Cervero

Share