PORRÚA, EL LAVADERO

PORRÚA, EL LAVADERO

Un poco apartado del pueblo se encuentra el conjunto de fuente, lavadero y abrevadero de Porrúa. Hasta la traída del agua, que tuvo lugar en el año 1926, no había fuente más importante que la conocida como Vallina.
La mujeres trasladaban la ropa en un paxín, y para llevar el agua a casa portaban tres calderos, uno en cada mano y otro en la cabeza.
A principios de siglo, gracias a la colaboración de indianos de Cuba y México, que aportaron 5.000 pesetas, se levantó el lavadero.
Así, el 11 de octubre de 1904, el pueblo reunido en Concejo, además de enumerar lo que no se podía lavar, acordó prohibir y multar a los que tiraran piedras al tejado del lavadero, con una peseta la primera vez, cinco por la segunda y por la tercera vez dar cuenta a los Tribunales del Reino.
También, se prohibía a las mujeres, que acudían al lavadero, armar riñas o escándalos con palabras indecentes, multándolas con una peseta si solo reñían y dos sí pasaban a mayores.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share